El verano está ya a la vuelta de la esquina, y sabemos que poner tu cuerpo a punto es una de tus prioridades en esta época, por eso te ayudamos a encontrar el aliado perfecto para preparar tu cuerpo para los planes de playa y piscina.

¿Anticelulítico o reductor?

A todos nos encanta lucir una piel tersa y bonita, y queremos eliminar a toda costa el efecto visual de la celulitis o la piel descolgada que tanto nos molesta. Pero, ¿cómo saber si debemos emplear un anticelulítico o un reductor?

Si tu problema es la celulitis tendrás que utilizar un tratamiento específico para ello, ya que una crema reductora no tendría ningún efecto en ella. Pero si tu piel no presenta “hoyuelos” y lo que quieres es un complemento que te ayude a disminuir la grasa, la mejor opción para ti es un reductor.

Si quieres multiplicar su efectividad, aplícalo antes del momento del día en el que mayor gasto energético vayas a tener. También es muy importante la exfoliación para que el tratamiento penetre mejor en nuestra piel.

 

Nuestras recomendaciones

En exfoliantes corporales destacamos el Exfoliant Moussant Energisant, de Sisley, el Gel Exfoliante de Anne Moller y el peeling corporal de azúcar y sal de Green Pharmacy. Pero si tu objetivo es reducir la grasa acumulada, te aconsejamos la crema Masvelt de Clarins, y el reductor intensivo de noche de Somatoline. Y si lo que te preocupa es la firmeza, no dudes en utilizar Lift Fermete y el Aceite Tonic, ambos de Clarins

Si por otro lado lo que te trae de cabeza es la celulitis algunas opciones son; el Body Creator de Shiseido, el Body Fit de Clarins, el Cellulinov de Sisley, el anticelulitico Cellular Firming Emulsion de Sensai, o el de anticelulítico en gel Tri-Attack, de Anne Moller. ¡Descúbrelos y cuéntanos qué te parecen!

 

La importancia de los hábitos saludables y la constancia

Es importante mencionar que estos tratamientos necesitan ser combinados con hábitos saludables, además de ser constantes con el tratamiento. Es muy importante que bebamos mucha agua y que caminemos al día como mínimo una hora, además de una buena alimentación. Para ello, aumenta la ingesta de futa y verdura e intenta reducir los hidratos de carbono, realiza cinco comidas al día y cena un par de horas antes de irte a la cama.